Los masoveros

La generación

El primer propietario del Mas de Burot es Vicent Roig Barberà, apodado el ‘Negre’, quien recibe en herencia de su padre, Vicent Roig Mulet (1828-1883), una parte de la finca del valle de Blanco en 1880. Es en este espacio donde construye el Mas del Negre, después conocido como el Mas de Burot, que aparece documentado por primera vez en 1897.

El apellido Roig ha sido frecuente en Orta. La rama que fundó e inició la función ganadera en el valle de Blanco tiene sus orígenes el 1842 en el Mas de Sotorras, situado en la partida de los Reguers. El cabeza de familia era Vicent Roig, casado con Paula Mulet, con quien tuvo varios hijos, entre ellos Vicent. Es probable que viniera a hacer de masovero desde otro municipio vecino, de la parte alta del Matarranya o de la zona de Els Ports de Morella.

En los alrededores del 1854 Vicent Roig Mulet, su hijo, se casó y abandonó el Mas de Sotorras para fundar el Mas de Blanco. El masovero contrajo matrimonio con Sabina Barberà Aguilà, natural de Arnes, y tuvieron tres hijos. El segundo, también de nombre Vicent, nació en 1858 y es quien recibió en herencia la parte de la finca. Éste, a su vez, se casó con Manuela Sebastià Andreu, también masovera, originaria del Mas de Vinyals.

Ellos y sus siete hijos son la primera familia que tienen como hogar el Mas de Burot, construido entre 1889 y 1897. Cómo era habitual por entonces, la mortalidad infantil era muy presente y tres de los siete hijos no llegarían a la edad adulta.

De los Roig a los Lleonart

Debido a varias circunstancias, la herencia pasó a una de las hijas de la familia, de nombre Rosa. El 1915 se casaría con Joan-Baptista Lleonart Asensio, de casa Burot. Ambos se conocieron trabajando tierras contiguas en el valle. Los Lleonart tenían un trozo de tierra con una pequeña masía entre el camino de Els Ports y las Gronses, propiedad que aún hoy conservan sus descendentes.

La familia creció en el Mas de Burot con dos hijos, Francisco, en 1917, y Baptista, en 1920. Francisco era el primogénito y por lo tanto el heredero de la masía. Trabajó de pastor en Els Ports hasta principios de la década de los 60, cuando el Ayuntamiento dificultó la ganadería en los bosques comunitarios. Su hermano Baptista se dedicaría a la agricultura, permaneciendo en la masía hasta los 18 años.Terminada la Guerra Civil y el Servicio Militar Obligatorio -estuvo seis años fuera de casa- contrajo matrimonio con Emilia Navarro (1921-1988). Residió siempre en el pueblo, en la casa de sus padres, en la actual avenida Generalitat, immueble que sigue en propiedad de sus descendentes.

Los tres pastores del Mas de Burot han sido los siguientes:

1896-1913 Vicent Roig Barberà
1915-1942 Joan-Baptista Lleonart Asensio
1942-1960 Francisco Lleonart Roig

En algunos periodos, entre ellos de 1936-1942, Rosa Roig Sebastià en ausencia de sus hijos también trabajó de pastora.

*Información facilitada por 'El Mas de Burot. Història social i econòmica' de Salvador Cardó Sabaté (2016).

Pastores y agricultores

El Mas de Burot fue de uso ganadero desde sus orígenes. Los pastores optaron por formar rebaños de cabras, por ser la especie más adecuada en adaptarse a un medio accidentado, con abundancia de acantilados y barrancos, como es el caso de Els Ports y con una dieta basada principalmente en la hierba de los pastos.

La actividad ganadera se limitaba a los meses de verano, ya que las inclemencias meteorológicas como la lluvia, nieve, heladas y nieblas obligaba el pastor a trasladar el rebaño buscando zonas más templadas. Los pastores que tenían las masías dentro del macizo –que no eran todos-, no contaban con la suficiente extensión para alimentar el rebaño, por lo tanto, necesitaban pastos ajenos como los bosques comunitarios. Anualmente el Ayuntamiento subastaba estos pastos. Para conseguir los derechos todos los ganaderos se agrupaban y elegían un representante que concursaba para adjudicárselos.

En la mayoría de casos, los pastores no volvían a la masía al anochecer, sino que pasaban la noche en otra masía, cueva o refugio. De tal forma, iban desplazándose por lugares alejados de su masía y sólo pasaban por allí una o dos veces a la semana para avituallarse.

La actividad ganadera del Mas de Burot se inicia en 1896. Hay un claro predominio del caprino en los inicios. Del 1897 al 1903 el rebaño era mixto con algunas ovejas. A partir de 1904 hasta 1916 todas las cabezas del ganado eran cabras. Del 1917 a 1920 no constan en los archivos municipales ningún rebaño.

Durante la Guerra Civil y primeros años de la posguerra predominaron las ovejas, ya que que Francisco y el Bautista habían sido reclutados por el Ejército y en el caso de Baptista, terminada la guerra, tuvo que realizar un largo servicio militar. De este modo, y debido a la dificultad que suponía para sus padres los desplazamientos por el macizo, mantuvieron un rebaño de ovejas y lo pastaron por los alrededores de la masía.

En 1943, la situación vuelve a la normalidad, el número de cabezas ya es considerable y se mantuvo estable hasta principios del sesenta, cuando los pastores se vieron obligados a abandonar los pastos de Els Ports. Durante la posguerra el Mas de Burot fue uno de los principales pastores de caprino del municipio de Orta

El cultivo de las tierras
Las tierras que rodeaban la masía eran pocas y se situaban en pequeñas fajas de terreno cultivable pero su extensión era insuficiente para el sustento de toda la familia. Según Baptista Lleonart cultivaban trigo, olivos, viña y almendros. Era una agricultura para el consumo familiar, y a pesar de todo compraban productos destinados al rebaño, como la alfalfa en Valderrobres.

La masía disponía de dos espacios para habilitar un huerto, el primero situado en el barranco del Salt, dentro de las propiedades de la masía, donde aprovechaban el agua de la fuente Paülsenca. El segundo estaba más alejado, aunque dentro de Els Ports. El principal producto que cultivaban eran patatas.

En la masía tenían gallinas, pollos, conejos y, según las épocas, uno o dos cerdos. En cuanto a la apicultura contaban con tres o cuatro cajas de abejas. No eran cazadores, ni de escopeta ni de ratoneras.

*Información facilitada por ‘El Mas de Burot. Història social i econòmica’ de Salvador Cardó Sabaté (2016).

El abandono

El Ayuntamiento de Horta de Sant Joan había vendido terrenos en el macizo de Els Ports a particulares, privatizando de este modo los bosques comunales, entre los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, en la década del 60 del siglo pasado se vivió el proceso inverso. En colaboración con el Patrimonio Forestal del Estado, se inició un proceso de adquisiciones de aquellos enclaves que siglos atrás el ayuntamiento había adjudicado a particulares.

Para conseguirlo prohibieron la ganadería -el 1962 el veto era total-, y la autorización de realizar talas forestales a los propietarios privados. La severa helada de 1956 castigó enormemente los árboles de las zonas cultivadas del macizo. Todo ello contribuyó al despoblamiento de Els Ports y a convertir el Ayuntamiento en el principal propietario forestal de la circunscripción de Tarragona.

Hacia finales de la década de los 60, todo el proceso de adquisiciones municipales había terminado y solo quedaban dos enclaves que seguían en propiedad privada: la Franqueta y el Valle de Blanco con sus tres propietarios y sus masías respectivas: Blanco, Burot y Curassana.

Dos ventas
Francisco Lleonart vendió al Ayuntamiento sus propiedades en dos fases, la primera en 1965 y la segunda y definitiva en 1976.

Con autorización de su madre, Rosa, el 15 de enero de 1965 se desprendió de una parte de la finca, de ocho hectáreas de superfície. Durante la década de los 70 el Ayuntamiento no compró ni estaba interesado en ningún tipo de adquisición, las políticas habían cambiado en comparación con las de los años 60. Sin embargo, un año después de la muerte de su madre, el 28 de octubre de 1976, Francisco vendió al Ayuntamiento la masía y las tierras que lo rodean, un total de ocho hectáreas más.

Años atrás, y expulsado de Els Ports, pastores como Francisco se vieron obligados a ejercer la profesión en otros espacios, en su caso en el término de Arnes, donde llegó a un acuerdo con el apodado ‘Don’, un terrateniente de Arnes, con quien unió su rebaño. Unos años después, vendió su rebaño a Rogelio de Alfara, quien se lo compró a cambio de venderle también el perro. Regresó a Orta con una pequeño rebaño de su madre y tuvo un corral en el Raval de l’Hospital, con un rebaño de ovejas. Finalmente marchó al Mas del Gaire, en las afueras de Lledó. Esta sería su última etapa, no llegaría a jubilarse, enfermó.

Francisco moriría en 1983, su mujer, Francisca en1987. En cuanto a sus hijos, Juan-Vicente, el mayor trabajaría de transportista en La Sènia y Tarragona, donde se jubilaría. Salvador se casaría y se trasladaría a Massalió (Matarranya), donde moriría a los 60 años, en 2010. Julio, el benjamín, también se marcharía a trabajar fuera, a l’Hospitalet del Llobregat. Todos los hermanos han tenido descendientes, pero el apellido Lleonart no tiene continuidad en Horta de Sant Joan.

*Información facilitada por ‘El Mas de Burot. Història social i econòmica’ de Salvador Cardó Sabaté (2016).